El martes ha comenzado con el divertido juego ‘Pasar el Tesoro’, para el que nos hemos dividido en dos equipos, primero uno de los miembros de un equipo llevaba escondido el tesoro, que debía ser llevado al otro extremo del campamento sin que el otro equipo lo interceptara, y luego hemos intercambiado los papeles. ¡Ha sido muy emocionante! Después, como cada mañana, hemos terminado refrescándonos en la piscina.

Por la tarde ha llegado uno de los momentos más esperados del campamento… ¡Las barcas! Nos hemos podido deslizar en ellas con ayuda de los monitores y ha sido casi como navegar por un río lleno de rápidos.

Finalmente, por la noche hemos vuelto a jugar a un clásico del campamento “Bomba y mechero” en el que hemos tratado de evitar que estallasen las “bombas” del equipo contrario, realizando toda una labor de defensa y ataque.