El domingo ha sido un día agridulce. Triste por la despedida de nuestros amigos y el fin de un campamento lleno de actividades mágicas, pero también alegre, por todas las experiencias que hemos vivido juntos ¡y las nuevas amistades que durarán años!

Recordamos en el viaje de vuelta los mejores momentos del campamento: el rally, la noche del terror, las barcas, los karts, las horas preparando nuestras actuaciones, los nervios antes de salir a escena… ¡y la emoción de presentar nuestros números!

Ha sido una gran edición y, sin duda, ¡nos veremos en la próxima!