La jornada ha comenzado con un juego de lanzamientos. Los participantes, como buenos olímpicos, hemos practicado con saquitos lanzamientos de altura, de precisión y de distancia. ¡Además también hemos probado el Kick-ball! Un balón, bastante pesado, que debíamos impulsar con el pie.

Después de esta actividad hemos tenido, como cada día, un rato de piscina, seguido de la comida y un ratito de siesta para descansar. Por la tarde hemos trabajado en crear cada uno nuestros “tótems”, con cartones y pinturas. ¡Han quedado muy originales! Después los monitores los han escondido en el campamento y a través de un juego, en el que tomábamos el papel de emperadores, gladiadores y druidas, debíamos encontrar el tótem del equipo contrario.

Por la noche hemos disfrutado de una entretenida sesión de cine de verano.