Hoy sí que es el día que tenemos que dar por finalizado el Campamento ASPAYM. Han sido unas jornadas muy intensas, plagadas de risas, emociones y muchos juegos.

Hemos desayunado un poquito antes de lo normal y nos hemos puesto en marcha en los autocares o coches. Ha habido lágrimas, de alegría por todo lo vivido y nostalgia por despedir a todas las amistades realizadas durante estos días. Pero nos vamos con ganas de que llegue la próxima edición, para seguir disfrutando como el primer día de esta experiencia inolvidable.

¡Hasta el año que viene!