Los últimos meses nos han puesto a prueba como sociedad, al tener que adaptar todas nuestras actividades cotidianas a  un periodo de confinamiento causado por la alerta sanitaria que ha provocado la COVID-19.

Los más mayores hemos tenido, en muchos casos, que adaptar nuestra forma de trabajar y pasar de un trabajo presencial al teletrabajo, cambiando las reuniones en despachos por vídeoconferencias, las conversaciones por llamadas o chats y muchas gestiones presenciales por trámites online. Los más pequeños también han pasado de ocupar las aulas y el patio del colegio a seguir las clases a través de pantallas y a ver a sus profesores mediante una cámara web. Incluso nuestro ocio ha cambiado y hemos pasado de las reuniones familiares a encuentros por vídeoconferencias, con juegos y actividades virtuales.

Estos meses han sido difíciles, pero también nos han demostrado cómo las nuevas tecnologías pueden ayudarnos a adaptarnos a cualquier tipo de situación. Por eso, queremos aprovechar estas herramientas para que este año, nuestros pequeños y jóvenes no se queden sin la oportunidad de disfrutar del Campamento ASPAYM.